| 
  • If you are citizen of an European Union member nation, you may not use this service unless you are at least 16 years old.

  • Dokkio Sidebar (from the makers of PBworks) is a Chrome extension that eliminates the need for endless browser tabs. You can search all your online stuff without any extra effort. And Sidebar was #1 on Product Hunt! Check out what people are saying by clicking here.

View
 

Eva Martínez - Enfermedades comunes en las cárceles Tratamiento y prevención (redirected from Eva Martínez - Enfermedades comunes en las cárceles)

Page history last edited by Eva Martinez 8 years, 6 months ago

 

 

 

 

-El derecho a la vida y la salud de las personas que se encuentran internadas en centros penitenciarios constituye una obligación que la Administración debe garantizar.

La atención sanitaria es una actividad básica de los establecimientos penitenciarios. 

 -Todos los centros penitenciarios cuentan con una enfermería dotada de los medios técnicos precisos para desarrollar con eficacia su labor. Al frente está un equipo de profesionales sanitarios -médicos, enfermeros y auxiliares organizados en equipos de Atención Primaria que son los responsables de garantizar la atención sanitaria gratuita a todos los internos. Además de la atención en consulta ordinaria o urgente, la actividad de los profesionales sanitarios se centra en promover la educación para la salud y en realizar labores preventivas entre los reclusos .

 

 

Unidades de Custodia Hospitalaria

Los centros penitenciarios están dotados de instalaciones sanitarias y del personal especializado para ofrecer la asistencia médica equivalente a la Atención Primaria que ofrece el sistema sanitario público pero cuando el enfermo requiere asistencia especializada son los servicios médicos de las Comunidades Autónomas los que la prestan.

En los casos en los que es necesario el ingreso hospitalario, la Administración Penitenciaria dispone dentro de los hospitales de la red sanitaria pública de las denominadas Unidades de Custodia Hospitalaria, que permiten garantizar una atención adecuada al enfermo con un coste social mínimo sin disminuir la importancia de la seguridad del personal y del resto de los usuarios. Estas instalaciones médicas están adaptadas para la atención especializada de los internos al tiempo que garantizan las medidas de seguridad necesarias para la custodia del interno. Cada centro penitenciario tiene asignado su hospital público de referencia.

 

La asistencia sanitaria y la higiene en las cárceles.

 

 

-Las prisiones pueden ser entornos para la salud, ya que en ellas existe la posibilidad efectiva de promocionarla. Pero, en las prisiones, como entornos cerrados muy normativizados, se pueden producir también situaciones en las que las personas pierdan el control sobre condiciones que pueden afectar a su salud, y por lo tanto deben ser protegidas de los riesgos. Por ello es necesario prestar especial atención a las características físicas, mentales y sociales de este entorno para evitar que, lejos de producir salud, se deteriore la de los internos y la del personal que les custodia y les cuida. La privación de libertad debe ser la única pena que se imponga a los reclusos

- Muchos de los delitos cometidos por los reclusos están relacionados con el consumo de drogas. A pesar de que la población penitenciaria no es estable, puede estimarse que la mitad de las mujeres y la tercera parte de los hombres están recluidos en las prisiones españolas por delitos contra la salud pública (entre los que se encuentran los realizados contra la legislación en materia de drogas —tráfico y venta—).

- Según un estudio sobre los drogodependientes que ingresan en prisión, el 46,2% consumían heroína y cocaína, como drogas principales el mes anterior a su ingreso y el 65% de éstos lo hacían con una frecuencia muy alta. Probablemente, esta es la causa de la alta prevalencia de enfermedades infecciosas relacionadas con la drogadicción que se encuentra en la población penitenciaria, donde la tasa de SIDA, infección VIH, tuberculosis respiratoria y de otras localizaciones, y los marcadores de las diferentes hepatitis superan enormemente las tasas que se encuentran en la población general. Por esta razón, hay que mantener programas eficaces de prevención, detección precoz y tratamiento de las toxicomanías y de las enfermedades asociadas, así como programas de reducción de daño. Estos programas son esenciales y reportan beneficios individuales y colectivos en el entorno penitenciario y en la comunidad a la que pertenecen los reclusos.

- La misión principal de los establecimientos penitenciarios, aparte del cumplimiento de la pena, es la rehabilitación y la reinserción social. Un programa de prisión saludable puede colaborar sustancialmente con estos objetivos. De él, podrían beneficiarse tanto los trabajadores como los reclusos y sus familias y tendría, a largo plazo, un amplio impacto social.

- Encontramos una población heterogénea respecto a procedencias culturales (más de una cuarta parte son extranjeros de diversas nacionalidades). 


-Más del 80% de los reclusos españoles tienen menos de 40 años y por lo tanto su vida aún se está construyendo. En la mayoría de los casos (el 60%) no es la primera vez que visitan la prisión. Respecto a su nivel educativo, muchos de ellos no han alcanzado el mínimo, así el 44% no ha terminado los estudios primarios y dentro de ellos un 10% nunca fue a la escuela. En el caso de las mujeres este porcentaje alcanza el 57%. En relación a la situación laboral, un poco más de la mitad estaba trabajando en el momento en que ingresó la primera vez en prisión. Todas estas características hacen que las intervenciones para promover la salud deban ser diseñadas de manera casi artesanal y que el proceso de evaluación deba estar presente a lo largo de todo su recorrido.

 

-Los presos  han de contar con algún componente que preste un amplio apoyo al desarrollo de las habilidades necesarias para practicar la conducta que quiere ser estimulada. Un programa básico de habilidades de vida podría ser muy necesario para la mayoría de los penados (autoestima, asertividad, habilidades sociales y de comunicación), pero desarrollado con unos objetivos específicos de salud dentro de un programa de mejora de la salud mental, de control del estrés, de deshabituación del tabaquismo, de cuidado de si mismo.La promoción de la salud es un proceso, y cada prisión debe ir avanzando y trazando su propio camino para crear un lugar más saludable que ofrezca un espacio de oportunidades para la reinserción y la salud de las personas que se encuentran en ella.

 

- Cada centro penitenciario dispone de un equipo técnico importante : psicologo, pedagogo, educador, trabajador social, pedagogo, enfermero...


 

-La dispensación de medicamentos para el tratamiento de las enfermedades en IIPP es la misma que fuera de prisión. Hay que destacar que la dispensación de los medicamentos para el tratamiento de las enfermedades es GRATUITO para todos los presos. Si bien, reseñar que los tratamientos psiquiatricos asi como el suministro de dichos medicamentos en las tomas individualizadas está controlado por el personal sanitario.

En 2011 IIPP se gastó 171 millones de euros en medicamentos.

Todos los medicamentos se dispensan a través de la farmacia penitenciaria.

 

Algunas de estas informaciones pueden ampliarse en este artículo periodístico y en este texto, de los que extraemos algunos párrafos

 

 - Las medidas que se adoptan para prevenir las enfermedades en prisión se deben a la introducción de técnicas de prevención como la TERAPIA ANTIRRETROVIRAL, PROGRAMA INTERCAMBIO JERINGUILLA  ,REPARTO METADONA, REPARTO PRESERVATIVO y DIAGNÓSTICO PRECOZ. También se adoptan una gran multitud de programas como son Programa de Salud e Higiene,Programa de intercambio jeringuillas o los Programas ocupacionales para internos enfermos mentales.

 

- Semanalmente todos los internos pueden acudir a consulta médica. Diariamente hay asistencia 24 horas para casos de urgencia. Los internos, cuando por la importancia de su patología así se crea conveniente, son ingresados en la UNIDAD DE ENFERMERÍA del Centro Penitenciario o se traslada al Hospital.Solo son aislados en departamentos especiales (enfermería) aquellos internos con enfermedades infecciosas que sean diagnosticadas por el Servicio Médico, tales como: enfermos con tuberculosis, sarna, etc. para evitar el contagio y propagación del virus a otros reclusos.

-Si la enfermedad es grave se procede a su traslado e ingreso inmediato en Hospital, previa consulta del médico de la prisión.

 

-Semanalmente todos los presos tienen consulta médica a la que pueden acceder todos los internos.

Del mismo modo que de la consulta semanal, hay asistencia médica 24 horas para casos de urgencia sanitaria o empeoramiento de la enfermedad.

Aparte de esta asistencia  médica primaria, si el estado de salud del interno lo requiere puede ser ingresado por prescripción facultativa en el Departamento de Enfermería o ser trasladado de inmediato a un hospital para su ingreso. En los últimos tiempos se están instaurando en las prisiones españolas la asistencia médica especialista por telemática. También los internos tienen acceso a la Consulta del Especialista programada y su traslado al hospital para dicha consulta.

 

 

SANIDAD

 

Por lo que se refiere a esta otra dimensión fundamental de la estancia penitenciaria, el acceso a la sanidad ha venido siendo una fuente habitual de quejas por parte de las personas presas.  La mayoría de las presos aseguran que acuden a la consulta médica  cuando quieren , cuando están enfermos y lo necesitan..  Lo más habitual es que el facultativo gire una visita a la semana a cada módulo, en la que por término medio atiende a 25 ó 30 personas que previamente se han apuntado . Esto significa que si hay exceso de gente debe aplazarse una semana. Sin embargo, mientras que hay lugares donde el médico acude tres veces por semana (Albacete, Jaén II, Cáceres, Burgos, etc.), lo más habitual es que se acerque un día a la semana y en según qué sitios una vez cada quince días. Las quejas no tienen tanto que ver con la posibilidad de acudir a consulta cuando lo creen necesario, sino más bien con la duración (apenas un par de minutos dicen varios) o la calidad de la misma . Un preso afirmaba que "Aquí no existen revisiones periódicas obligadas, cuando se tiene cualquier tipo de dolencia física, uno se apunta al médico. Una vez en consulta, el médico solo pregunta que pasa, sin hacer la debida revisión profesional, y sea cual sea el problema, siempre nos dan la misma pastilla milagrosa".

Igualmente, resulta más complicado acudir a la consulta de médicos especialistas que no pueden atender en la misma prisión. En estos casos es fácil que la espera se prolongue excesivamente :" Llevo siete meses con un dolor de rodilla y cadera y la salida aun no se ha hecho. Las salidas a los especialistas fuera de la cárcel siempre tardan" afirma un preso.; En todo caso, la periodicidad de las consultas viene condicionada por el estado de salud de la persona y lo cierto es que en prisión hay bastante gente muy deteriorada. Un 6% de los presos de las cárceles españolas les han dado la libertad condicional por enfermedad grave. 

 El hecho de ser drogodependiente multiplica casi por tres las posibilidades de encontrarse gravemente enfermo (4% frente a un 11%).

Muchos presos afirman que no les dan la libertad condiconal ya que no se les reconoce que la enfermedad sea suficientemente grave o terminal.

Mientras la integración plena en el sistema general sanitario se produce y se van introduciendo nuevas tecnologías (telemedicina), no se puede obviar la necesidad de incrementar la plantilla sanitaria en prisión, sobre todo en un aspecto tan visiblemente deteriorado como es el de la salud mental, en el que las propias autoridades penitenciarias reconocen tasas de prevalencia espectaculares de hasta un 40% sobre el total de la población reclusa. 

 

Para más información puede consultarse este informe sobre mediación en Salud de Instituciones Penitenciarias y, como ejemplo, puede leerse esta noticia sobre la falta de médicos por la noche en la cárcel de Alcalá.

 

PROGRAMAS DE PREVENCIÓN Y CONTROL DE ENFERMEDADES TRANSMISIBLES EN LAS PRISIONES

 

Dirigidos a la prevención y  control de las enfermedades transmisibles más prevalentes en el medio penitenciario. Incluyen:

 -  Prevención y control de la infección VIH/Sida:

Mediante actividades de educación para la salud y reducción del daño, así como el seguimiento, control y tratamiento de los pacientes VIH/SIDA entre los que se promueve la adherencia al tratamiento.

 - Prevención y control de la tuberculosis:

Tiene entre sus líneas prioritarias el diagnóstico precoz de los enfermos, el tratamiento directamente observado de los mismos, y el estudio de los contactos para controlar la transmisión de la enfermedad.

 -  Prevención y control de otras enfermedades:

De transmisión parenteral y sexual: Hepatitis víricas, Sífilis, gonococia, etc.

 

Programas de educación para la salud

Programas encaminados a la promoción de hábitos saludables, y punto de partida para el buen funcionamiento de los demás programas. Incluyen:

-   Programas de Educación para la Salud:

Impartidos por profesionales penitenciarios que buscan promover conductas y hábitos saludables, y cambiar comportamientos y actitudes frente a prácticas de riesgo, en una población con grandes carencias sociosanitarias.

-    Programas de Mediación en Salud:

Mediante la formación de los propios internos como agentes de salud, para conseguir la modificación de hábitos poco saludables. Se trata de una metodología avalada por la OMS que ha demostrado una alta eficacia en el medio penitenciario.

 

Programa de vacunaciones

Por ejemplo, vacunación de difteria-tétanos, hepatitis B, antineumocócica, antihemophilus B, meningitis C y otras; según las recomendaciones oficiales.Se ofertan a todos los internos que puedan beneficiarse de las mismas. Y además anualmente se lleva a cabo la campaña de vacunación antigripal.

 

Programa de higiene y salud medioambiental

Su objetivo es el control de las condiciones de los establecimientos penitenciarios en materia de limpieza e higiene, y también el control de vectores y plagas, y la elaboración y vigilancia de los procedimientos de salud medioambiental más adecuados para minimizar el riesgo de transmisión de enfermedades.

 

Programas de reducción de daños

Intercambio de jeringuillas:

Estrategia de reducción de riesgos y daños para la salud individual y colectiva en usuarios de drogas inyectadas.

Su objetivo es prevenir la transmisión de enfermedades infecciosas entre éstos, evitando el uso compartido de jeringuillas y material de inyección mediante la dispensación de equipos estériles de inyección, y promoviendo la modificación de comportamientos de riesgo para la salud a través de información y educación en salud.

 

-  Mantenimiento con metadona:

Permite reducir los efectos nocivos a nivel sanitario, psicológico y social del consumo de heroína, contribuyendo al abandono de la vía inyectada para su consumo y evitando la transmisión de enfermedades adquiridas por esta vía.

 

Reparto de preservativos, lubricante y lejía en los lotes higiénicos:

Mediante este material se previene la transmisión de enfermedades por vía sexual y se complementan las medidas para prevenir la transmisión parenteral.

 

Programas de intervención con drogodependientes

Incluyen actividades informativas, motivacionales y terapéuticas, y están encaminados, en unos casos, al abandono del consumo de drogas y, en otros, al cambio de hábitos para un consumo más seguro y la estabilización de su drogodependencia. Como ejemplos:

-  Prevención y educación para la salud:

Dirigido a evitar el inicio del consumo y reducir conductas de riesgo.

 -  Mantenimiento con metadona:

Para evitar los efectos nocivos a nivel sanitario, psicológico y social del consumo de heroina, contribuyendo al abandono de la vía inyectada para su consumo y evitando la transmisión de las enfermedades adquiridas por esta vía.

 

 Programa de reincorporación social:

Contempla un proceso complejo de socialización y normalización, incluyendo la adquisición de habilidades y recursos, que debe responder a las necesidades personales del drogodependiente, tratando de apoyar su incorporación a la vida familiar y medio cultural, laboral y social, así como derivando a dispositivos comunitarios para continuar el tratamiento a la salida en libertad, y evitar así su marginación

 

 

MORTALIDAD 

 

-Particular preocupación causan las muertes en prisión, sobre todo si se tiene en cuenta que la relación de especial sujeción implica un deber especial de aseguramiento de la vida y de la integridad física y psíquica por parte de quien ejerce una función de custodia.

-En cuanto a los suicidios se detecta una disminución en 2008 de los suicidios consumados. Probablemente no sea ajeno a ello las distintas medidas del programa penitenciario de Prevención de Suicidios.

-Llama poderosamente la atención la constatación de 34 muertes naturales por HIV, lo cual revela una gravísima negligencia del sistema no tanto por el hecho, seguramente inevitable, de la muerte, sino por no haber utilizado oportunamente las posibilidades que brinda la legislación vigente para evitar el ensañamiento penal que supone que alguien tenga que fallecer en el ambiente inhóspito de una prisión, en vez de entre sus familiares o en una institución extrapenitenciaria adecuada. Con seguridad puede afirmarse otro tanto de un buen número de lo que aparece como otras causas de muerte natural.

-Más preocupante resulta el repunte de muertos por sobredosis que revela la entidad del problema de drogodependencia en buen número de presos y la necesidad de seguir apostando por programas rehabilitadores. Sin duda el dato se debe a la circunstancia de la circulación de drogas ilegales en el interior de las prisiones o a los «trapicheos» de las legales entre los internos.

-El número de muertes por agresión es bastante bajo y constante (4 en 2008) y es el mejor antídoto frente a una consolidada percepción de las personas presas y de su hábitat. 

 

 En esta tabla podemos observar la evolución de la mortalidad general en IIPP en los últimos 7 años en números absolutos.

 

 

 

MORTALIDAD POR SEXO Y EDAD

-Los hombres presentan mayores tasas de mortalidad que las mujeres

- La edad media de los fallecidos fue de 46,5 años , encontrándose el 50% de los fallecidos comprendido entre los 39 y los 52 años.

- El 50% de los fallecidos son menores de 44 años.

 

 

 

 

MORTALIDAD POR CAUSAS Y LUGAR DE FALLECIMIENTO


Los datos se han extraído de esta página.

 

 

 

 

 LA ENTREVISTA A UN FUNCIONARIO DE PRISIONES

 

 Aquí os dejo el link de la entrevista realizada a un funcionario de prisiones de la cárcel de Navalcarnero (Madrid), es muy interesante

.http://cuidadosconfinados.pbworks.com/w/page/71090940/Entrevista%20a%20funcionario%20de%20prisiones%20y%20Jefe%20de%20Enfermer%C3%ADa

 

VÍDEOS RELACIONADOS:

Andar dos kilómetros en línea recta

Adelante Reporteros: Cárceles (partes 3/4 y 4/4)

 

Comments (1)

duendudando said

at 10:35 am on Jan 23, 2014

Enfermedades más comunes, infraestructura, protocolo... Se mezclan cosas muy distintas en esta página por lo que el título no es del todo ajustado. Se podría dividir en páginas distintas para que sea más fácil localizar la información Hay además información repetida. Y en el caso de la última entrevista podría ponerse simplemente el link a ella.
Habría que revisar el formato (cambio en tipos y tamaños de letras).

You don't have permission to comment on this page.